MISIÓN DE LA ASESORÍA DE APOSTOLADO

"No nos cansemos en procurar hacer el bien,

según Dios, nuestro Señor, nos lo inspire

sin más objeto que agradarlo y servirlo en nuestro Instituto"

M. Encarnación

Queridas Hermanas:

 Les comparto mi profunda gratitud a Dios por el trabajo apostólico realizado en la comunidad educativa del Colegio Encarnación Rosal, así como a mis Superioras Mayores por la confianza que han depositado en mí para colaborar en la Provincia, desde la Asesoría de Apostolado.

Vivir nuestra misión en fidelidad creativa al seguimiento de Jesús, en un momento eclesial tan lleno de esperanza, implica, para cada una de nosotras, una renovada opción de fe radical y absoluta en el Dios de Belén y la Cruz para ser Bethlemitas de mirada abierta y misericordiosa, testigos del Reino que vemos el mundo desde el Evangelio, al estilo de Jesús. Juntas debemos leer los signos de los tiempos y lugares, dispuestas a actualizar nuestro compromiso evangelizador para promover:

- La paz que brota de la justicia.

- La caridad propia del amor solidario.

- La fraternidad a favor de la vida.

- La esperanza de la libertad y la unidad.

- La pobreza y humildad de una vida entregada.

Como Asesora de Apostolado, guiada por el Espíritu, inspirada en el celo apostólico de nuestros Padres Fundadores y unida a cada una de ustedes, cumpliré mi misión de orientar la vida de nuestras obras según las exigencias del Evangelio y las Constituciones, las orientaciones de la Iglesia, las directrices del XXII Capítulo General y las necesidades del mundo, a fin de crear junto a nuestros hermanos comunidades creyentes que evangelizan y resignificar nuestra presencia Bethlemita en Centroamérica y México.

Angélica Solano Zúñiga, Bethl.