¡Gracias Señor!

Este 4 de mayo celebramos y damos gracias a Dios por los 25 años de su beatificación. Agradecemos al Señor todas las bendiciones recibidas en estos años, imploramos  a nuestra Beata Madre María Encarnación Rosal en favor de todos los que piden su intercesión y oramos por su canonización

Madre Encarnación fue tan humilde y orante que Jesús la escogió como su confidente el 9 de abril de 1857. Tenía una plena confianza e intimidad con el Señor y entre más responsabilidades le encargaban, más se daba, se entregaba a la oración.

La Madre Encarnación dejó su estela de amor, promoción humana y espiritual, evangelización y servicio en Guatemala, Costa Rica, Colombia y Ecuador. Quienes la conocieron rápido notaban su santidad en su opción por los pobres, en la auténtica promoción de la mujer, en la atención caritativa a los enfermos, en sus gestos, trato y en todo su ser reflejaba su gran corazón, como fruto de su oración, su unión con Dios. Una mujer emprendedora, tenaz, fraterna y visionaria, que supo confiar en Dios y su providencia, realizar todo lo humanamente posible y adelantarse a su tiempo en cuanto a pedagogía y a promoción integral. Fue escogida  en 1857 por el Señor como su confidente por su humildad para extender la devoción al Dolorido Corazón de Jesús.

Verdaderamente, la vida entera "gota a gota" de la Beata Madre María Encarnación Rosal (1820-1886) fue una continua ofrenda de amor, servicio y abnegación por los pobres.

En ella oración y acción se complementaban de forma armoniosa y coherente.

Pide la intercesión de Madre Encarnación. Contáctanos:  secretariaprovbethlpsma@gmail.com

secretariapsma@bethlemitassanmiguelarcangel.org

teléfono: (506) 22 53 09 07

NOVENA A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

POR INTERCESIÓN DE MADRE ENCARNACIÓN

Adorable Trinidad, un solo Dios; te confieso, creo y adoro; por el amor que tuviste a tu amada hija María Encarnación, y por el amor que ella te profesó, te ruego me concedas esta gracia…

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Santísima Trinidad, Dios mío Uno y Trino te adoro, creo y amor, como a único verdadero Dios; por las gracias que has concedido a la privilegiada Beata María Encarnación y por la fidelidad con que correspondió a tus dones, te ruego me otorgues esta gracia que con tanta instancia te pido…

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Trinidad dulcísima, Dios mío: te quiero amar con aquel amor con el cual mereces ser amado; yo te amo, por tu amor y por la fe en este Misterio Trinitario, estoy pronto a dar mi vida. Por el amor con que la Beata María Encarnación pasó toda su vida trabajando siempre por tu mayor gloria, te ruego me concedas esta gracia…

Padre nuestro, Ave María y Gloria.