Apostolado Una misión
Asociación de Laicos Bethlemitas Conózcales
  • ¿Quieres ser Bethlemita?

    ¿Tengo vocación…?

    Arriesgate a decir: ¡Sí!  a Dios en la maravillosa aventura de servirle. ¡Contáctanos!

    Síguenos en Facebook: pastvocacional.bethlemita

    ¿Qué es

    Leer más
  • Pastoral Vocacional

    El Santo Padre recuerda que hoy más que nunca, con los desafíos del mundo, “necesitamos su entrega total al anuncio del Evangelio” y pide que “no nos

    Leer más
  • Reparación

    “Que en este vapor entramos en el Divino Corazón de Jesús;  nada debemos temer en este

    Leer más
  • ¿Quieres ser Laico Bethlemita?

    A.L.B.

    ¿Quieres dar un paso más comprometido en tu respuesta a Dios? ¡La Asociación de Laicos Bethlemitas puede ser el medio para lograrlo!

    Ora, investiga,

    Leer más

Provincia de San Miguel Arcángel  

Antes de salir de Italia para Colombia la Rvdma. Madre María Soberón, Cuarta Superiora General de la Congregación, pidió a la Santa Sede la facultad para erigir una nueva provincia en Centro América, con sede Provincial en Cartago, Costa Rica.  La petición al Sumo Pontífice dice así:

“Santísimo Padre:

La Superiora General de la Congregación de Bethlemitas Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, cuya casa principal está en la ciudad de Roma, postrada humildemente a los pies de vuestra Santidad, pide la facultad para constituir una nueva provincia de las casas religiosas que tiene la Congregación en las ciudades de Cartago y Alajuela (Diócesis de San José de Costa Rica), Chinandega y Masaya, (Diócesis de Managua, Nicaragua), Santa Ana (Diócesis de Santa Ana, El Salvador), Santa Tecla, (Diócesis de San Salvador, El Salvador) y Panamá, (Diócesis de Panamá); lo cual fue de unánime consentimiento del último Capítulo General.”

La Sagrada Congregación para los negocios de las Hermanas Religiosas, autorizó al Cardenal Protector para que concediera la gracia pedida, en la forma siguiente:

“En fuerza de las facultades concedidas por nuestro Santísimo Señor, la Sagrada Congregación para los negocios de los Hermanos Religiosos y oído el voto del Cardenal Protector benignamente vino a conceder a él la facultad de acceder a lo pedido observando todo lo que se debe observar.  Dado en Roma el día 2 de septiembre de 1921.”

Fr. Andrés Cardenal

                                        Enrique Caíaz Sub.

V. Rogad por nosotros, oh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe de la Iglesia de Jesucristo.


R. Para que seamos dignos de alcanzar sus promesas.

 

Los jóvenes, la fe

y el discernimiento vocacional”,

Los jóvenes generalmente muestran una apertura espontánea ante la diversidad, que los hace estar atentos a las temáticas de la paz, la inclusión y el diálogo entre culturas y religiones.

Jóvenes solidarios, muy comprometidos con la ecología, sensibles.

Jóvenes con talento artístico, expresión musical, jóvenes que practican deporte y que utilizan su tiempo libre en actividades de arte y cultura.

Búsqueda de una espiritualidad; se adhieren a las prácticas de nuestra fe permanecen vivas algunas prácticas transmitidas por la tradición, como las peregrinaciones a los santuarios, en las que en ocasiones participa una muchedumbre muy numerosa de jóvenes, y expresiones de la piedad popular, con frecuencia vinculadas a la devoción a María y a los santos, que custodian la experiencia de fe de un pueblo.

Para muchos jóvenes Dios, la religión y la Iglesia son palabras vacías, en cambio son sensibles a la figura de Jesús, cuando viene presentada de modo atractivo y eficaz.

Jóvenes que buscan una liturgia viva y participación eclesial. Están dispuestos a poner al servicio de los demás sus dones y talentos.

Rostros: descubrimos rostros de jóvenes con sueños, rostros de necesidad, que piden ayuda, de jóvenes con discapacidad, rostros de jóvenes heridos del cuerpo y de la mente, rostros de jóvenes que sufren, con sentimientos de culpa con heridas morales, rostros de jóvenes desempleados, rostros de la elección de la decisión y opción de vida.

La obra no es nuestra es de Dios y por esta razón realizamos nuestra misión con la juventud, el Señor llama y sigue fijando sus ojos en la juventud.

Hemos recibido una llamada a la vida al bautismo, a la vocación y a dar respuesta a esta llamada y transmitirla a los demás, somos referentes para los demás de la llamada y amor de Dios. Desde la llamada respondemos al plan de Dios. La vida misma es vocación.

Encuentro de

Junioras  Bethlemitas

Compartir nuestra vida con sencillez, alegría, espontaneidad es parte de nuestro SER BETHLEMITAS.

Gracias Señor por nuestra vida y vocación, concédenos la perseverancia especialmente en los momentos de prueba y dificultades, ayúdanos a decir sí cada día hasta encontrarnos cara a cara contigo Señor.

La Navidad es detenerse a contemplar a aquel Niño, el Misterio de Dios que se hace hombre en la humildad y en la pobreza; pero es, sobre todo, acoger de nuevo en nosotras mismas a aquel Niño, que es Cristo Señor, para vivir de su misma vida, para hacer que sus sentimientos, sus pensamientos, sus acciones, sean nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestras acciones. Celebrar la Navidad es, por lo tanto, manifestar la alegría, la novedad, la luz que este Nacimiento ha traído a toda nuestra existencia, para ser también nosotras portadoras de la alegría, de la auténtica novedad, de la luz de Dios a los demás.

Como María, la primera que dejó evangelizar su corazón, y en íntima relación con su misterio de amor, cada uno de nosotros vamos descubriendo que Dios tiene para nosotros un “secreto” de amor que se nos va a ir revelando progresivamente.

Si, como ella, acogemos su palabra en nuestro corazón y le dejamos que nos evangelice desde allí en todas las dimensiones de la vida, experimentamos una plenitud de vida inusitada, la que se desprende de la realización de su plan de salvación.

Este secreto personal, que se nos irá confirmando mediante la petición confiada y el seguimiento más radical, se convierte en verdadero criterio de discernimiento para toda la vida y nos orienta y plenifica en todas las decisiones personales y apostólicas que debamos asumir. Nos dejamos evangelizar el corazón definitivamente cuando alcanzamos la gracia de “ser puestos con el Hijo” y alcanzamos así a reconocer enteramente el don recibido para “en todo amar y servir”.

 

Obras para el servicio de la Humanidad

Obras Educativas

Fundacion Santo Hermano Pedro, Escazú.

LaFundacion Santo Hermano Pedro se dedica a atender niños y niñas con enfermedades crónicas

Otras obras evangelizadoras

Misión San Miguel Arcángel, Palmar sur, Puntarenas, Costa Rica Obra parroquial en servicio a los fieles

Evangelizamos en Comunión con la Iglesia

Oramos por las necesidades del Santo Padre y la visita ad limina de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.